Escribe buen copy con estos consejos

Tú también puedes escribir buen copy si sigues estos consejos

Mi amiga Mari acaba de sacar adelante su proyecto de venta de bolsos hechos a mano por internet.

Cada día me actualiza sobre sus avances y los planes que tiene.

También me enseña los cuadros que hace y vuelve a crear con las estrategias a seguir (comparte conmigo su carpeta de drive). 

La primera vez que le expliqué que soy copywriter y por qué es importante escribir buenos textos se quedó preocupada.

Al menos eso me pareció a mí.

La siguiente vez que nos vimos me dijo que se había agobiado. 

Ella no sabe escribir bien.

Desde el colegio se le dio muy mal.

Y si es tan importante la redacción no va a tener éxito con su emprendimiento.

Tampoco cuenta con dinero para pagar a un copywriter que se encargue de sus textos.

Cuando me lo dijo me reí. Y le expliqué algo que quizá a ti también te interese.

Bajemos a la tierra, nadie nació sabiendo

¿En serio desde pequeña hacías bolsos tan preciosos como los que vendes ahora?

¿O más bien has ido mejorando con el tiempo?

¿Cómo fue el primero que diseñaste?

¿Me lo mostrarías?

Yo tampoco enseñaría mis primeros textos como copywriter (y ya no te digo las del colegio).

Incluso ahora, hay muchos que no mostraría nunca en público.

Es normal, la práctica es la que marca la diferencia.

Eso me digo yo cada vez que comienzo algo nuevo.

Y lo sabemos todos.

Pero a veces cuesta recordarlo. Especialmente cuando vemos a personas tan buenas en lo que hacen.

Recuerda, ellos también comenzaron sin saber nada. 

Ellos también tienen trabajos guardados en un cajón, pero que les sirvieron para practicar y ser mejores en su especialidad.

Antes de escribir, investiga

Habrás escuchado que muchos copywriters decimos que no somos tan creativos como algunos piensan.

Y eso es totalmente cierto.

No paro de repetirlo.

No nos visitan las musas y nos ponemos a escribir textos brillantes de la noche a la mañana.

Una buena parte del trabajo consiste en investigar. 

Investigamos a la perfección diferentes cosas:

– El sector de nuestro cliente

– Su cliente ideal o buyer persona

– La competencia

– El producto o servicio sobre el que tenemos que redactar

En ese momento nos convertimos en expertos en la materia.

Y así, claro, es más fácil escribir.

Por eso tú vas con algo de ventaja.

Tú ya lo sabes todo del producto o servicio que quieres vender.

La competencia también la deberías de conocer.

Y falta el buyer persona. Tampoco decía que no tuvieras que currártelo un poco para tener un buen copy.

LLAMA LA ATENCIÓN

Otra de las claves es conseguir que tu lector se quede. 

Esta parte es más complicada, pero no imposible. 

Yo lo hago y te digo que no es difícil.

Lo primero es pensar qué tipo de frase o titular llamaría la atención de tu cliente ideal.

Por eso es tan importante conocerlo y saber exactamente en qué le estamos ayudando.

Recuerda que, vendas lo que vendas, estás contribuyendo a que tu cliente potencial consiga algo.

Y debes tener muy claro en qué lo hace tu producto o servicio.

Si no lo sabes, deja de leer y ponte las pilas con esto.

Cuando lo tengas claro, apúntatelo en un papel. 

Que no se te olvide nunca.

Ahora ya sabes para qué sirve tu producto, pero, ¿cómo llamarás su atención?

No hay problema, como diría mi madre, para todo hay solución.

Busca revistas. 

Revisa sus titulares.

Esto te ha de servir como inspiración.

¿Hay alguno que te guste especialmente?

¿Podrías modificarlo adaptándolo a tu proyecto?

Ya lo tienes.

Habla directamente a tu buyer persona

Si es que cuando te explicaba que lo de investigar a tu cliente ideal era lo primero que tenías que hacer era por algo.

Piensa que te estás dirigiendo a ella.

Todo el rato, mientras escribes.

Cuando hablamos para el público en general nuestro mensaje no llega.

Y si le alcanza a alguien puede que sea de manera sesgada.

Eso no nos interesa.

Dirígete a tu cliente ideal.

Que se sienta identificada con tu mensaje.

Solo así prestará atención a lo que le quieres decir.

¿Pero eso significa que únicamente le venderé a una persona?

Para nada.

Llegará también a otras con las mismas características de tu cliente ideal.

No tienen que ser todos iguales, pero con bastantes rasgos en común.

¿Y si me quiere comprar alguien que no cumple con las mismas? 

¿Le digo que no le puedo vender?

Por supuesto que no.

Igual se ha sentido atraído por algún punto en particular de tu mensaje. 

Aprovecha eso para averiguar a qué público le estás llegando.

Practiva, practica, practica 

Lo que había dicho.

Nadie nació sabiendo.

Y la clave para hacer algo cada vez mejor no es otra que practicar.

Practica mucho.

Es posible que te dé pereza, pero no hay alternativa.

Cuanto más escribas, más rápido te saldrán los textos. 

Enseguida conseguirás encajar con tu cliente ideal y lograrás más engagement.

El engagement es como ese tesoro escondido que todos buscan pero que es muy difícil de encontrar.

Y una vez lo encuentras, debes seguir practicando. 

La búsqueda no termina nunca.

A no ser que seas coca cola. O una marca de esas que no necesitan currárselo porque ya se lo curraron mucho en el pasado.

Yo he practicado mucho y lo sigo haciendo 

Mi amiga Mari se quedó más tranquila. 

Bueno, en parte, porque se dio cuenta del trabajazo que le espera.

Yo he practicado mucho la escritura, y lo sigo haciendo.

Es algo que me encanta y me da la vida.

Por eso no me da pereza sentarme delante de un teclado, o de un papel y un boli para que fluyan las ideas.

Nunca se deja de aprender.

Y si paramos seguro que volveremos a ser principiantes en menos de lo que canta un gallo.

Cada uno practica con más ganas lo que mejor se le da.

A mí se me da bien escribir en Internet.

Si quieres que te ayude con tu proyecto escríbeme un mensaje.

Si no, empieza a practicar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *