Reglas de ortografía para mejorar tu marca

ERRORES ORTOGRÁFICOS QUE DEBES EVITAR SÍ O SÍ EN TUS TEXTOS

Ponte en situación. 

Conoces a un chico majísimo en un bar (bueno, pensemos en épocas pre-pandemia, ahora mismo parece ciencia ficción).

Estais hablando y es genial. 

Te pide tu teléfono.

Tu se lo das encantada.

Vuelves a casa pensando que has conocido por fin a un chico interesante con el que poder mantener conversaciones maduras.

De repente te llega un mensaje de él. ¡Qué ilusión!

En el mensaje pone: Ola wapa. Me lo e pasado muy bien. ¿Nos bemos pronto?

Del susto casi se te cae el móvil al suelo.

Por un lado te sientes como un niño al que se le acaba de explotar un globo y por otro sientes alivio por haberte dado cuenta de que ese no era el hombre de tu vida. 

Puede que haya exagerado un poco, pero ¿qué pasaría si en lugar de un ligue de una noche se tratara de una empresa en la que te vas a gastar tu dinero?

Creo que no hace falta explicarlo.

Es algo obvio, pero hay muchos negocios que no caen en ello. 

Como ya sabes, investigo muchísimo a través de la red tanto cuando trabajo para mis clientes como para mis proyectos personales.

Por eso te digo con conocimiento de causa que hay muchísimas empresas a las que se les escapan faltas de ortografía cuando escriben sus textos. 

Publicitarios o no.

Fiarse del corrector de google o de word no es suficiente porque no los detectan muchas veces. 

Obviamente que somos humanos y podemos equivocarnos una o más veces.

Pero hay algunas faltas básicas que NUNCA han de aparecer en los textos de un negocio. 

¿Quieres saber cuáles son? 

Te los presento a continuación

Te dije nena dame un beso. Tú contestastes que no.

No sé si te pasará a tí pero cada vez que escucho La Fuerza del Destino de Mecano se me van las manos a la cabeza cuando llega esta parte. 

Pero a muchos se les escapa. 

El pretérito perfecto simple (¡toma!) termina en -e y no en -es como suena en esta canción.

No hace falta que controles el tiempo verbal. Simplemente que sepas que no es contestastes, es contestaste. Y así con el resto de verbos.

Hubieron problemas / han habido problemas / habían personas

Eh… Se escribe en singular.

Pero si problemas y personas es plural. ¿cómo puede ser eso?

Pues vamos al análisis de la frase.

Problemas no es el sujeto, es el complemento directo.

Cuántas veces habremos hecho estos ejercicios en clase y nos hemos vuelto locos. 

Por suerte a mí se me daban bien.

¿Y porqué hablo de complementos directos y esos rollos? Pues porque el Complemento Directo no tiene que concordar con el verbo.

Yo utilizo esta pregunta: ¿qué hubo? problemas.

Pero sé que no se puede aplicar a todo.

Hecho / echo

Hecho con h viene del verbo hacer

Echo sin h viene del verbo echar.

De pequeños nos explicaban que se echa la hache por la ventana para que se nos quedara y conmigo funcionó.

Sobretodo / sobre todo

En este yo suelo caer si no me fijo bien. Por eso digo que todos podemos cometer alguna falta, la clave está en detectarlas antes de publicar nuestros textos.

El que más vas a usar es el sobre todo, así separado. Significa principalmente. Por ejemplo: me gustan todos los abrigos de esta tienda, pero sobre todo aquel del escaparate.

Si utilizas sobretodo junto, te estás refiriendo a un abrigo. Y creo que nadie ya utiliza esa palabra.

Aún / aun

Este es un poco loco y tengo que revisarlo cada vez que escribo.

Porque cada uno tiene su significado y los dos los utilizamos a menudo.

Aún (con tilde) se utiliza como sinónimo de todavía.

Aun (sin tilde) se podría cambiar por incluso o ni siquiera.

porque / porqué / por qué

La pesadilla de todo escritor.

¡Es que las tres son válidas según el significado de la frase! 

Pero aquí te traigo una ayudita.

  • Porqué: Sustantivo. Normalmente va acompañado de un artículo. El porqué de mi decisión.
  • Porque: Conjunción causal (¿conjunqué?). Explica el motivo de algo. Decidió no ir al parque porque tenía que estudiar.
  • Por qué: Para las oraciones interrogativas. ¿Por qué no fuiste al parque?

A parte o aparte

En la mayoría de casos se escribe junto.

Ejemplo :

  • Bromas aparte, es serio
  • Es un caso aparte

Solo va separado cuando la expresión está formada por la preposición a y el sustantivo parte. 

Truco para saber si va junto o separado: Si puedes poner un artículo entre el “a” y “parte”, va separado. En caso contrario va junto.

Ejemplo:

  • Ha renunciado a parte de su sueldo
  • (Ha renunciado a UNA parte de su sueldo)
  • Me ha pedido a parte de mi equipo
  • Me ha pedido a UNA parte de mi equipo)

Si quiera o siquiera

También genera muchas dudas. Y normal, hay tantas reglas…

Pero esta solo tiene una opción buena: va junto. Es una palabra, siquiera.

Así que cuando tengas que escribir: ni tan siquiera, sin siquiera, ni siquiera… siempre va a ir junto.

Pero (vaya, siempre hay un pero) existe la expresión si quiera. Pero es del español antiguo y no lo utilizamos casi nunca.

Vaya / valla

La y y la ll generan muchísima confusión.

Vaya: Es la primera o tercera persona del presente de subjuntivo del verbo ir. Cuando te estés refiriendo a ir a algún sitio. Es la que va con y.

Valla: Es una cerca que delimita un terreno. Ejemplo: Prohibido saltar la valla.

Haz / has

Este genera más problema en Latinoamérica y zonas en las que se sesea.

Si diferencias la pronunciación de las z y las s no tendrás el problema de entenderlo.

Haz: segunda persona del imperativo del verbo hacer. Ejemplo: Haz los deberes.

Has: Viene del verbo haber. Es el que aparece en pretérito perfecto compuesto. ¿Qué es eso? Mejor te lo digo con un ejemplo: ¿Has hecho los deberes?

Truco: Haz va solo y has debe llevar un verbo detrás para tener sentido.

Te traigo una ayudita. Descárgate mi guía básica para escribir correctamente

A ver, que no cunda el pánico. Todos hemos caído alguna vez en alguna de estas faltas, por mucho que hayamos prestado atención en clase de lengua.

Así que nada, no quiero que ahora te entren los calores cada vez que te pongas a escribir el próximo artículo de tu blog o incluso el pie de tu foto de Instagram. 

Hemingway decía: escribe borracho y corrige sobrio (él sabía de lo que hablaba).

No digo que ahora vayas corriendo a por una botella del licor que sea. Lo que has de hacer es escribir del tirón sin mirar reglas ortográficas, conjunciones verbales, reglas gramaticales… Tu escribe y deja que tus manos transmitan a las teclas o al papel el mensaje que quieres dejar (yo lo hago igual).

Luego editas el texto para que quede como quieres y así, corriges las faltas que se te hayan podido escapar.

Para eso te dejo un pequeño manual que te vas a poder descargar y utilizarlo cada vez que lo necesites. 

Con esto el éxito está asegurado.

¿Te animas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *