Crear una web paso a paso

¿Quieres crear tu web? Acuérdate de esto

¿Sabías que a principios de año había un total de 1,74 mil millones de webs en el mundo?

Y ahora, debido a la situación sanitaria, seguro que es mucho mayor.

No he encontrado los datos, pero tengo claro que es brutal.

Son tiempos de cambios.

De eso no tenemos duda.

Varios puestos de trabajo se han destruido y otros tantos dentro de poco.

Pero con esto no quiero alarmar.

Nuevos puestos de trabajo y oportunidades que ni imaginas se están generando mientras escribo este post.

Y hemos de estar atentos.

Por eso, una de las recomendaciones de cualquier especialista es que crees tu propia web.

Ya sea con el objetivo de impulsar tu marca personal, digitalizar tu negocio o emprender algo nuevo.

Para esto, ten en cuenta varios factores claros.

Con tanta competencia, es imposible que el simple hecho de tener una web (sea como sea) vaya a asegurarte el éxito en Internet. 

Hay que crearla con sentido.

Y para eso, no debes olvidarte de lo que te explico a continuación.

La creación de tu web paso a paso

Todo comienza comprando un dominio con el nombre de tu proyecto.

Es algo que siempre cuesta, aunque es lo que te va a identificar. 

Yo de naming no sé mucho (ya ves que mi web es simplemente mi nombre).

Pero puedo ponerme en contacto con alguien especializado en branding para que nos dé algunos consejos.

Y con esto no hemos hecho ni el 10% de la web. 

Hay que elegir un buen hosting, será quienes se encarguen de que tu web se cargue rápido. 

Una web lenta es el primero de los motivos por el que los usuarios la abandonan.

Luego está el medio para crear contenido, el CMS.

Yo, en mi caso, utilizo WordPress.

Pero hay muchísimos más como WIX, SQUARESPACE, etc.

Mi recomendación es WordPress. 

Las otras no las conozco.

Y una vez ya tienes dominio y plataforma toca darle el toque de sal para que todo aquel que la visite no quiera abandonarla nunca.

Mucha gente se queda con la idea de que ahora lo que importa es que tu web sea bonita y punto. Fotos preciosas y ¡a triunfar!

Pero no, están muy equivocados.

Tener una web que solo sea atractiva, es como aquella vez que quedaste con aquel chico monísimo de Tinder y que 5 minutos después viste que era idiota.

Lo mismo pasa con tu web.

Al final nos quedamos con aquella persona que también nos dé conversación, sea simpática y con la que nos sintamos a gusto.

Aunque no sea tan perfecta para la foto de Instagram.

No vamos a ser ilusas. 

El físico importa, pero es algo muy subjetivo. 

El diseño y la apariencia de tu web le ha de gustar a tu cliente objetivo. 

Y si al resto del mundo no, a ti plin. Le interesas a la persona adecuada. 

Pero, tal y como he dicho, no te olvides de lo que transmites. 

Tu comunicación es esencial.

Tienen que sentir que estás delante de ellos con una birra (o un té) en la mano explicándole tu proyecto. 

Así verá si es eso lo que quieren adquirir o por el contrario van a hacer NEXT y a por uno nuevo.

¿Puedo encargarme yo sola de la creación de mi web?

No voy a decirte que todos podemos conseguir cualquier cosa si la deseamos muy fuerte.

No creo en unicornios.

Ni en serpentinas, ni en nubes de algodón.

Pero tampoco digo que los copywriters o los diseñadores seamos maestros de una ciencia secreta y milenaria.

Todo (o casi todo) se puede aprender.

Y si le dedicas tiempo (eso sí, bastante) podrás hacerlo por ti misma.

¿Por qué digo que será largo?

Igual me equivoco. 

Tal vez eres una crack en todo. En ese caso no he dicho nada.

Pero la mayoría de los mortales necesitamos un mínimo de tiempo para poder hacer bien algo nuevo.

Yo sí.

Hasta que lo domino (sea lo que sea que tenga que aprender) y poco a poco me llevará menos tiempo.

Pero sí. Tú, al igual que todos, puedes escribir un buen copy o diseñar páginas web como una profesional.

Siempre hay que invertir. Ya sea tiempo o dinero, pero hay que invertir algo.

La mayoría de los que comenzamos a emprender lo hacemos sin un duro en el bolsillo.

Así que no nos queda otra que invertir tiempo. 

Tiempo para aprender a escribir buenos textos, tiempo para aprender de diseño web, tiempo para aprender de marketing digital, tiempo para aprender de programación… 

Eso también es inversión, aunque muchos no lo consideren así.

Pero cuando ya llevas un tiempo dedicándote a tu emprendimiento y teniendo beneficios lo ideal es empezar a invertir dinero.

Porque es cuando te va quedando menos tiempo para invertir.

Es ese el momento en el que puedes contratar a un fotógrafo para que te haga fotos profesionales, a un diseñador para tener una web más potente, a un copy para que mejore tus textos y conseguir más engagement (cómo nos gusta esa palabrita, ¿eh?).

A quién contratar primero ya depende de ti.

Si me preguntas a mí tal vez ya sabes mi respuesta. 

Pero la última decisión es tuya.

¿Tienes un proyecto web?Yo puedo ayudarte

Como ya te he dicho, tú puedes crear sola tu propia web.

Pero te llevará tiempo. 

Mucho tiempo.

Te lo digo por experiencia, ya he tenido unas cuantas y con todo lo que hay que aprender te puedes saturar.

O no.

No te conozco personalmente.

Solo me baso en las estadísticas.

Y para eso estamos los profesionales de internet.

Yo no soy diseñadora ni programadora web. 

Pero soy copywriter.

Me encargo de escribir textos que encajen contigo y tu emprendimiento y así vender más. 

Creo contenido para que te encuentren en la jungla de Google.

Y puedo ayudarte a elegir el camino correcto en la comunicación de tu proyecto.

Recuerda que debes tener claro el texto que vas a incluir en tu web antes de comenzar a diseñar (o de que trabaje tu diseñador).

¿Tienes alguna duda? Escríbeme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *