3 TÉCNICAS PARA ESCRIBIR TEXTOS QUE CONECTEN CON TU PÚBLICO

Aún recuerdo las primeras veces que me sentaba delante del ordenador a escribir. 

No te miento si te digo que he llegado a temblar. Me invadía el miedo y no sabía por dónde comenzar. 

Siempre he sido la típica chica que respondía con respuestas escuetas en los exámenes. Eso de llenar las hojas con palabras y más palabras no ha sido nunca lo mío.

Y admito que las primeras veces que tenía que escribir textos de 1000 palabras me venían todos los males. 

Cuando decidía empezar a escribir, llenaba unas cuantas líneas, para al final acabar releyendo y tachando todo.

Un completo desastre.

Pero poco a poco y a base de práctica he podido mejorar mi manera de transmitir y también la rapidez con la que fluyen mis dedos con las teclas. 

Ahora mismo estoy riendo mientras escribo estas líneas porque recordar esos momentos me suponen ternura y ver como vamos avanzando.

Así que sé cómo te debes sentir cuando te pones a escribir cualquier texto, ya sea un artículo para tu blog o el texto que acompaña a tu publicación de Instagram.

Por eso te explico 3 técnicas muy fáciles de aplicar para que te salgan unos textos más fluidos, personales  y sobre todo que conecten con tu público. 

Lo que queremos todos, ¿verdad?

Y puede que te sorprenda viniendo de una copywriter, que precisamente se dedica a escribir.

Pero siempre he odiado a las personas que se creen diferentes al resto por el hecho de tener un talento especial. A mí se me da bien escribir, pero lo mío me ha costado, como ya te conté.

Por eso estoy segura que tú con paciencia y  constancia puedes conseguir textos que te representen y que tus clientes adoren. 

También te comento que, igual que nos ponemos un chandal para hacer ejercicio, el entorno, la música y los medios son importantes a la hora de escribir.

Primero te recomiendo que tengas siempre una libreta a mano. Yo comencé escribiendo todo a mano y luego pasándolo “a limpio” porque me sentía más segura de este modo. Ya no hago esto, pero sigo escribiendo cada día a mano. 

Hay gente que lo considera un atraso teniendo en cuenta que tenemos tantos medios digitales. Pero a mí me sigue pareciendo súper importante escribir a mano. Y espero que no se pierda nunca. 

La técnica básica para comenzar es conocer a tu cliente ideal

Los del Marketing (como una amiga dice) somos unos pesaos

Y sí, hay temas con los que nos repetimos más que una cabeza de ajos. Pero es que es de las cosas más básicas que hay, si no, es como hablarle al aire. 

No existe ningún tipo de comunicación que llegue y tenga el mismo efecto por igual en todo el mundo. Ya lo hemos visto en estos últimos meses con la pandemia del Covid. Se decía un mensaje y cada uno lo entendía como quería.

Por eso dedícate unas horas, tal vez un día entero a perfilar ese avatar, buyer persona, cliente potencial o como quieras llamarle. 

Una vez lo tengas claro, escribe siempre teniendo a esa persona en mente. Fluirás mucho mejor cuando escribas los textos que busques.

Cuando te explique las 3 técnicas para mejorar tus textos lo vas a ver claro. Por eso creo que está bien adelantar que ese cliente ideal lo has de tener claro y en mente.

Un esquema al empezar te va a salvar de muchos bloqueos

La hoja en blanco ha traído por el camino de la amargura a más de un escritor. 

Yo misma me pongo nerviosa cuando veo un nuevo documento, todo en blanco sin ni siquiera el título y pienso: “¿y ahora qué pongo?”. Además con la presión de que ha de posicionar bien en Google, ha de conectar con el público y conseguir ya sea un suscriptor, una venta, o lo que nos hayamos marcado como objetivo.

Por eso quiero comenzar con esto. 

No te pongas a escribir como loca soltando todo lo que sabes sobre ese tema en concreto. ¿Como si fuera un examen de filosofía o historia? No de eso no se trata.

Así que lo que te recomiendo es que sepas en cuantas partes se va a dividir tu artículo. Piensa en los diferentes subtítulos que va a tener. 

¿Vas a poner ejemplos?

¿Va a haber una lista (como en este caso)?

Esa lista de subtítulos te va a ayudar a llevar al lector por el camino que quieres.

Recomiendo que comiences con una introducción al tema, ya sea una historia, una reflexión, un dato o lo que tú quieras.

Y también es importante que termines con un objetivo. Puede ser ofrecer tus servicios al finalizar el artículo, pedir al lector que se suscriba a tu newsletter, llevarlo a que conecte contigo en tus redes sociales.. 

Una vez tengas ese esquema verás que en lugar de tener que escribir 1000 palabras de golpe, pasarás a tener que escribir 200 para cada sección. Eso cambia mucho la historia. 

De repente notarás que el peso que tenías sobre tus hombros se aligera que da gusto. Y te sientes libre para escribir.

Y las palabras fluyen más fácilmente.

3 técnicas sencillas para mejorar tus textos:

1. Utiliza las palabras que utiliza tu cliente

Después de investigar quién es tu cliente ideal has de tener muy claro las expresiones que más utiliza. Así que aprovecha y utilizalas tú también en tus textos.

A todos nos ha pasado que si encontramos una expresión que nos es familiar nos hemos sentido más atraídos para continuar con la lectura. 

¿Pero eso significa que me tengo que olvidar de mi estilo de escritura?

Para nada. 

Puedes hacer una mezcla. Escribe con tus palabras y luego adereza ese texto que tan bonito te ha quedado con las palabras más utilizadas por tu cliente.

También te servirá cuando existan muchos sinónimos para denominar lo mismo. Por ejemplo, tú puedes decir que tu cliente se siente frustrado, cuando la palabra que utiliza es cansado. Si utilizas justo la que él o ella utiliza se va a sentir más identificado y va a querer escuchar lo que tienes que decirle.

2. Cuenta tus historias personales

Los seres humanos nos comunicamos a través de historias. Eso está claro. 

Por eso el storytelling es tan importante para comunicar tu marca. 

Pero eso no significa que vayas a contar todas las historias desde que ibas a la guardería. Eso mejor déjalo para cuando escribas tus memorias.

¿Entonces qué cuento?

Historias con las que tu cliente ideal se sienta identificado. 

Recuerda que es él el protagonista de todos tus textos, van dirigidos a esta persona y tiene que verse reflejado.

La clave está en tener por un lado una lista de cómo es tu cliente ideal, qué es lo que anhela y qué le ha llevado a su situación actual. 

Después haz una lista con todas las historias personales que te han pasado y tienen que ver con ese cliente. Cuáles le pueden servir en estos momentos. 

Si hay alguna que no pega ni con cola, pues esa te la guardas para tu best seller. 

El resto lo vas a utilizar para conectar mejor con este cliente ideal que tienes.

3. Utiliza textos conversacionales

¿Que ya estás cansada de tantos tipos de textos?

Es que hay muchísimos. 

Pero son muy útiles. 

Y te digo una cosa.

Esto que estoy escribiendo ahora es un texto conversacional.

Pensé que era mejor utilizar un ejemplo para que vieras a lo que nos referimos con este tipo de textos.

Exacto.

Se trata de explicar un tema como si de una conversación se tratara.

Para eso has de tener un cliente ideal muy determinado. Porque hay muchos tipos de conversaciones. Pueden ser más formales, informales, divertidas, con historias y anécdotas… 

No hay una mejor que otra. Tú decides cuál utilizas.

Así que te toca empezar a pensar y tener muy claro el tipo de conversación que quieres mantener con tu audiencia.

Mi recomendación para cuando comiences es que escribas el texto directamente como te salga. Y cuando lo revises mires si podría ser una conversación que tendrías con tu cliente ideal, si no lo es, vas modificando hasta que lo parezca.

Te ayudará a diferenciar tu tono de la competencia y a conectar mejor con esos lectores a los que quieres enamorar.

Recuerda que la mejor técnica siempre va a ser la práctica

Nadie nació sabiendo, me decía mi madre cada vez que me frustraba porque no me salía algo a la primera.

Y es algo que le repito a todo el mundo.

Sea lo que sea en lo que quieres mejorar, vas a tener que practicar mucho para conseguir los resultados que buscas.

Por eso te recomiendo que escribas mucho.

Y si puede ser a mano mejor. Dicen que sirve para que se quede mejor el estilo en nuestra mente. 

Escribe sobre todos los temas que quieres. No hace falta que luego lo vayas a publicar obligatoriamente. Simplemente escribe.

También podrías hacer cursos de escritura, para mejorar la técnica. 

Pero la clave está en practicar, nada más.

Ahora te toca a ti

Con estos consejos que te he dado ya puedes ponerte a escribir unos textos que conecten con quien quieres. 

Ya sabes que no te van a salir a la primera. Pero vas a ir mejorando de forma exponencial sin duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *